Por - - 1 Comentario

En agosto Latinoamérica presentará “The Memory Loss Tapes (Las cintas perdidas de la memoria)”, el último de los cuatro documentales de The Alzheimer’s Project (El Proyecto Alzheimer). Adicionalmente el 21 de septiembre de 2009, por motivo del Día Internacional del Alzheimer, se estarán transmitiendo de nuevo las cuatro partes del en la región.

El último de los 4 que se comenzó a transmitir el 4 de agosto es: “Las cintas perdidas de la Memoria” donde se muestra la vida de siete personas que viven con la enfermedad en distintas fases.

Entre las historias que se destacan están la de una madre que se apega a una simple rutina, pese a reconocer que las lagunas en la memoria dificultan cada vez más su vida;  la de una mujer en un asilo que cree que su imagen en el espejo es su “mejor amiga” y está convencida de estar siendo perseguida por una víbora enroscada en su silla de ruedas; y la de un padre que ya no recuerda a su familia, pero que todavía logra atraer la atención del público cuando se presenta con un grupo de canto.

The Alzheimers Project

The Alzheimer's Project

‘The Alzheimer’s Project’ se empezó a transmitir en América Latina el pasado 4 de agosto:

  • La primera parte “Caregivers (Cuidadores)”.
  • La segunda fue, “Momentum In Science (Avances en la ciencia)”
  • La tercera “’Grandpa, Do You Know Who I Am?’ with Maria Shriver (‘Abuelo, sabes quien soy?’ con Maria Shriver)”.
  • La cuarta y última parte de este proyecto es “The Memory Loss Tapes (Las cintas perdidas de la memoria)”, que tiene una duración de 85 minutos y que contó con la dirección y producción de Shari Cookson y Nick Doob.

Con The Alzheimer´s Project en logramos llevarles un mensaje de esperanza a las personas y familias que padecen de ésta enfermedad, a la vez que ayudamos al proceso de concientización de la misma”, manifestó Gustavo Grossman Vicepresidente de Contenido de Latin America.

[zdvideo width=”595″ height=”305″]http://www.youtube.com/v/SHeVL6_Ia7Y&hl=es&fs=1&[/zdvideo]

[tab:Sobre el Alzheimer]

¿Qué es?

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad irreversible y progresiva que afecta el cerebro y lentamente destruye la memoria y otras habilidades mentales. Puede llegar a anular la capacidad de realizar las tareas cotidianas más simples.

La mayor parte de los enfermos comienza a presentar síntomas después de los 60 años. El cerebro de esas personas muestra un exceso de dos estructuras anormales —placas de amiloide y ovillos neurofibrilares. La tercera característica diferencial es la pérdida de conexiones entre las células nerviosas (neuronas) en el cerebro.

¿A quién afecta?

La enfermedad de Alzheimer es más común en personas mayores. Por ejemplo, en Estados Unidos, la enfermedad afecta a más de 5,3 millones de estadounidenses, según estimaciones del Alzheimer’s Association. A medida que la generación del baby-boom envejece y alcanza la edad de la jubilación, este número puede saltar a más de 11 millones en el 2040. Una de cada ocho personas con 65 años o más padece de la enfermedad. La cantidad de personas con esta enfermedad se duplica cada cinco años de edad a partir de los 65.

¿Quién está en el grupo de riesgo?

La edad es el mayor factor de riesgo conocido. La herencia genética también puede influir en el riesgo de desarrollar la enfermedad y en qué momento de la vida. Otros factores no genéticos, ambientales o de estilo de vida pueden influir en la salud del cerebro y el desarrollo o la prevención de la enfermedad de Alzheimer. La mayor parte de ellos puede ser controlada o reducida con actividades físicas, alimentación saludable, control de enfermedades crónicas, relaciones sociales y estimulación intelectual.

¿Cómo es posible diagnosticar la enfermedad?

Personas con serios problemas de memoria deben buscar un médico. El profesional puede diagnosticar el problema o derivar al paciente a un neurólogo o un psiquiatra geriatra. Profesionales de la salud especializados en Alzheimer pueden indicar maneras de lidiar con el problema o sugerir tratamientos y servicios que pueden ser de ayuda.

¿Hay tratamiento?

Hoy en día, no existe una cura para la enfermedad de Alzheimer, pero los tratamientos actuales tienen por objetivo ayudar a preservar las funciones mentales, administrar los síntomas de comportamiento y retrasar la aparición de los otros diversos síntomas. La FDA, órgano de los Estados Unidos responsable por el control de drogas, aprobó cuatro medicamentos para el tratamiento de la enfermedad. Pero esas sustancias no alteran el desarrollo de la misma; sólo pueden ayudar durante algunos meses o pocos años.

Los síntomas de comportamiento pueden estar acompañados por problemas de memoria y pueden incluir insomnio, agitación, dispersión, ansiedad, rabia y depresión. Distintos científicos están estudiando nuevos tratamientos para lidiar con esos cuadros. Por lo general, combatir los síntomas comportamentales permite que los enfermos vivan mejor y que el día a día se haga más fácil para quienes los cuidan.

¿Hay forma de evitar la enfermedad?

Todavía no existen tratamientos ni medicamentos que comprobadamente puedan evitar o retrasar el desarrollo del Alzheimer, pero es posible adoptar actitudes beneficiosas para envejecer con salud y reducir el efecto de posibles factores de riesgo.

Practicar ejercicio físico regularmente, adoptar una alimentación saludable rica en frutas, verduras y legumbres, mantener actividades sociales e intelectualmente estimulantes, controlar la diabetes tipo 2, mantener la presión arterial baja, controlar el colesterol en los niveles adecuados y tener el peso indicado son medidas que reducen el riesgo de tener otras enfermedades, y ayudan a mantener y mejorar la salud en general y el bienestar, pero no necesariamente evitan o retardan el desarrollo del Alzheimer.

Aunque se compruebe que esas medidas son efectivas contra la enfermedad, pueden no ser capaces de combatir la propensión genética y otros factores de riesgo al punto de evitarlo.

¿Qué se está haciendo?

Hace 30 años, se sabía muy poco sobre el Alzheimer. Pero a lo largo de ese período, investigaciones científicas en Estados Unidos y alrededor del mundo –financiadas por el National Institute on Aging y otros órganos del National Institutes of Health, por la Alzheimer’s Association y por otras entidades Norteamericanas – llegaron a grandes avances en el conocimiento sobre la enfermedad y al desarrollo de nuevos medicamentos y tratamientos prometedores. Hoy, científicos investigan distintos abordajes para tratar, evitar y curar el Alzheimer, con 91 medicamentos en estudios clínicos hasta 2008 y otros esperando su aprobación por parte de la FDA para ser probados en seres humanos.

Para mayor información en su país, contacte a la entidad local.

¿Cómo es posible ayudar?

Existen distintas maneras de colaborar con la lucha contra la enfermedad de Alzheimer, tales como participar en investigaciones y apoyar enfermos mediante trabajo voluntario, donaciones y otros tipos de ayuda y actividades. Para saber más, contáctate a la Asociación de Alzheimer en su país.

Para mayor información acerca de las diferentes organizaciones de Alzheimer nacionales.

[tab:END]


EntretenimientoPlus.com

Páginas relacionadas:

www.hbomax.tv/alzheimer

¿Qué es?

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad irreversible y progresiva

que afecta el cerebro y lentamente destruye la memoria y otras

habilidades mentales. Puede llegar a anular la capacidad de realizar las

tareas cotidianas más simples.

La mayor parte de los enfermos comienza a presentar síntomas después

de los 60 años. El cerebro de esas personas muestra un exceso de dos

estructuras anormales —placas de amiloide y ovillos neurofibrilares. La

tercera característica diferencial es la pérdida de conexiones entre las

células nerviosas (neuronas) en el cerebro.

¿A quién afecta?

La enfermedad de Alzheimer es más común en personas mayores. Por

ejemplo, en Estados Unidos, la enfermedad afecta a más de 5,3 millones

de estadounidenses, según estimaciones del Alzheimer’s Association. A

medida que la generación del baby-boom envejece y alcanza la edad de la

jubilación, este número puede saltar a más de 11 millones en el 2040. Una

de cada ocho personas con 65 años o más padece de la enfermedad. La

cantidad de personas con esta enfermedad se duplica cada cinco años de

edad a partir de los 65.

¿Quién está en el grupo de riesgo?

La edad es el mayor factor de riesgo conocido. La herencia genética

también puede influir en el riesgo de desarrollar la enfermedad y en qué

momento de la vida. Otros factores no genéticos, ambientales o de estilo

de vida pueden influir en la salud del cerebro y el desarrollo o la

prevención de la enfermedad de Alzheimer. La mayor parte de ellos

puede ser controlada o reducida con actividades físicas, alimentación

saludable, control de enfermedades crónicas, relaciones sociales y

estimulación intelectual.

¿Cómo es posible diagnosticar la enfermedad?

Personas con serios problemas de memoria deben buscar un médico. El

profesional puede diagnosticar el problema o derivar al paciente a un

neurólogo o un psiquiatra geriatra. Profesionales de la salud

especializados en Alzheimer pueden indicar maneras de lidiar con el

problema o sugerir tratamientos y servicios que pueden ser de ayuda.

¿Hay tratamiento?

Hoy en día, no existe una cura para la enfermedad de Alzheimer, pero los

tratamientos actuales tienen por objetivo ayudar a preservar las funciones

mentales, administrar los síntomas de comportamiento y retrasar la

aparición de los otros diversos síntomas. La FDA, órgano de los Estados

Unidos responsable por el control de drogas, aprobó cuatro medicamentos

para el tratamiento de la enfermedad. Pero esas sustancias no alteran el

desarrollo de la misma; sólo pueden ayudar durante algunos meses o

pocos años.

Los síntomas de comportamiento pueden estar acompañados por

problemas de memoria y pueden incluir insomnio, agitación, dispersión,

ansiedad, rabia y depresión. Distintos científicos están estudiando nuevos

tratamientos para lidiar con esos cuadros. Por lo general, combatir los

síntomas comportamentales permite que los enfermos vivan mejor y que

el día a día se haga más fácil para quienes los cuidan.

¿Hay forma de evitar la enfermedad?

Todavía no existen tratamientos ni medicamentos que comprobadamente

puedan evitar o retrasar el desarrollo del Alzheimer, pero es posible

adoptar actitudes beneficiosas para envejecer con salud y reducir el efecto

de posibles factores de riesgo. Practicar ejercicio físico regularmente,

adoptar una alimentación saludable rica en frutas, verduras y legumbres,

mantener actividades sociales e intelectualmente estimulantes, controlar la

diabetes tipo 2, mantener la presión arterial baja, controlar el colesterol en

los niveles adecuados y tener el peso indicado son medidas que reducen el

riesgo de tener otras enfermedades, y ayudan a mantener y mejorar la

salud en general y el bienestar, pero no necesariamente evitan o retardan

el desarrollo del Alzheimer. Aunque se compruebe que esas medidas son

efectivas contra la enfermedad, pueden no ser capaces de combatir la

propensión genética y otros factores de riesgo al punto de evitarlo.

¿Qué se está haciendo?

Hace 30 años, se sabía muy poco sobre el Alzheimer. Pero a lo largo de

ese período, investigaciones científicas en Estados Unidos y alrededor del

mundo –financiadas por el National Institute on Aging y otros órganos del

National Institutes of Health, por la Alzheimer’s Association y por otras

entidades Norteamericanas – llegaron a grandes avances en el

conocimiento sobre la enfermedad y al desarrollo de nuevos

medicamentos y tratamientos prometedores. Hoy, científicos investigan

distintos abordajes para tratar, evitar y curar el Alzheimer, con 91

medicamentos en estudios clínicos hasta 2008 y otros esperando su

aprobación por parte de la FDA para ser probados en seres humanos.

Para mayor información en su país, contacte a la entidad local.

¿Cómo es posible ayudar?

Existen distintas maneras de colaborar con la lucha contra la enfermedad

de Alzheimer, tales como participar en investigaciones y apoyar enfermos

mediante trabajo voluntario, donaciones y otros tipos de ayuda y

actividades. Para saber más, contáctate a la Asociación de Alzheimer en

su país.

Para mayor información acerca de las diferentes organizaciones de

Alzheimer nacionales,